CONTRATA LAURA FERNÁNDEZ PIÑA. EMPRESAS “FANTASMA” PARA ROBAR DINERO DE PUERTO MORELOS.


*La presidenta municipal de Puerto Morelos, Laura Fernández Piña, entregó contrato por 19 millones de pesos a empresa que falsea domicilio físico y fiscal.


*La mentirosa empresa “Constructora HouseJK, S.A DE C.V.” es investigada en Puebla por simular obras y dejar otras inconclusas.


Puerto Morelos.- La empresa “Constructora HouseJK, S.A DE C.V.”, con Registro Federal de Contribuyentes (RFC) CHO180815SE8, falseó la dirección fiscal que declaró ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT) y ante el Registro Público de la Propiedad, lo que constituye un delito grave e involucra a la presidente municipal de Puerto Morelos, Laura Fernández Piña.


La “Constructora HouseJK, S.A DE C.V.” obtuvo, a través de una licitación amañada, un contrato por 19 millones de pesos para la ejecución de las obras de remodelación del parque conocido como “Casco Antiguo”.


Una investigación de Grupo Sol Quintana Roo reveló que el domicilio expresado por la empresa es Zeta del Cochero, 403/oficina 1 local 57, Centro Comercial Palmas Plaza, C.P. 72453, Puebla, Puebla, existe pero no es de la empresa.


En local que se encuentra dentro de la Plaza hay un negocio ajeno a la compañía, incluso, los propietarios de la tienda que allí se encuentra pidieron deslindarse de todas la irregularidades que ha cometido la razón social que conforman José Mario Alberto Morales y José Francisco Solis Olazagasti.


Además, entre los escasos antecedentes de la empresa creada hace apenas un año, se pueden contar la invitación a la obra “Servicio de dignificación de espacios de la Subsecretaría de Egresos de la Secretaría de Finanzas y Administración, en el estado de Puebla, por un monto de $2,085,570.87 (Dos millones ochenta y cinco mil quinientos setenta pesos 87/100 MN), supuestamente realizada en mayo de 2019.


Otra obra fue la "Rehabilitación de concreto hidráulico en calle Zaragoza entre calle Juan de la Barrera y calle Malinche, Jolalpán, Puebla" por un monto de $222,820.97 (Doscientos veintidós mil ochocientos veinte 97/100 MN)


Sin embargo, las dos obras señaladas son investigadas por la participación ciudadana de Puebla, pues no han sido concluidas, la mala calidad es evidente, y tampoco se han cumplido a cabalidad las exigencias técnicas de la obra.


Ante este escenario, se han desplegado investigación pues se cree que en Puerto Morelos fue contratada por la presidente municipal Laura Fernández Piña solo como una empresa “facturera”, es decir que solo vende a otros interesados los comprobantes de los cobros a cambio de una módica cantidad.


La semana pasada, informamos que el retraso de las obras de remodelación del parque conocido como “Casco Antiguo” revela que la presidente municipal de Puerto Morelos, Laura Lynn Fernández Piña, incurrió en el “ejercicio indebido de la función pública” y “malversación de recursos del ayuntamiento” provocando un millonario daño patrimonial a la comuna.


Dichos señalamientos mencionados contra la alcaldesa se derivan de una serie de incumplimientos del procedimiento del concurso de licitación que marca la Ley de Obras Públicas y Servicios Relacionados con las Mismas del Estados de Quintana Roo.


Expertos en la materia aseguran que las irregularidades parten desde la publicación de la convocatoria al concurso de licitación hasta el intento a destiempo de la puesta en marcha los trabajos de “Construcción y Equipamiento de Plaza Cívica y Andador Peatonal en Puerto Morelos, Quintana Roo" el pasado 29 de enero.


Es más las irregularidades son tan visibles que se plantean dos escenarios: el primero es que la presidenta Fernández Piña alteró tanto las fechas como los procedimientos establecidos en la licitación y/o la empresa benefactora con el contrato de $19’000,000.00 (Diez y nueve millones de pesos 0/100 MN) para ejecutar la remodelación del parque del Casco Antiguo violentó las fechas de inicio de los trabajos, haciendo uso indebido del anticipo de alrededor de 5’000,000.00 (Cinco millones de pesos 0/100 MN) que en teoría recibió el pasado 25 de noviembre, justo el día de la boda de la alcaldesa.


Sin embargo, todo apunta que la mala actuación de la reelecta edila surgida del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), es a todas luces un intento por beneficiar a la empresa poblana “Constructora HouseJK SA de CV”, conformada por la sociedad entre José Francisco Solís Olazagasti y José Mario Alberto Morales, este último es el administrador único de la compañía.


Y aunque en el acta constitutiva presentada ante el registro público de la propiedad y el comercio aparecen Solís Olazagasti y Alberto Morales, en realidad son solo prestanombres de poderosos políticos y empresarios encabezados por Eligio Sierra Peña, quien es el incondicional José Luis Márquez, subsecretario de Gobernación de Puebla, cuyo gobierno encabeza el peor gobernador del país, el morenista Miguel Barbosa.


Con este hecho se confirma que la alcaldesa Laura Fernández Piña ya firmó un pacto con el “diablo” en su desesperación por buscar primero la diputación federal y después la candidatura a la gubernatura de Quinta Roo, es decir ya está pagando favores anticipados con los grupos políticos y empresariales poblados que se han venido incrustando en el estado en los últimos años.


La simulación de la presidente municipal de Puerto Morelos, Laura Lynn Fernández Piña comienza desde la publicación a destiempo de la convocatoria para participar en la licitación de la “Construcción y Equipamiento de Plaza Cívica y Andador Peatonal en Puerto Morelos, Quintana Roo". La inserción pagada tuvo que haber sido publicada en dos periódicos de circulación estatal los días 10 y 11 de octubre 2019 para que las empresas participantes tuvieran conocimiento y tiempo de conocer las bases para participar en la licitación.


Sin embargo, la licitación solo se publicó el último día que establecía la convocatoria, es decir, que solo apareció el 11 de octubre de 2019 y en un solo rotativo impreso de circulación estatal, esto con el fin de impedir que las empresas interesadas no tuvieran tiempo para presentar las bases que exige la Ley.


Además, resulta inverosímil que de las más de 570 empresas registradas en el padrón de obras públicas del Estado de Quintana Roo y Puerto Morelos sólo dos empresas hayan participado en el concurso de licitación de la obra de “Construcción y Equipamiento de Plaza Cívica y Andador Peatonal en Puerto Morelos, Quintana Roo".


La maniobra perversa de la alcaldesa es a todas un intento para beneficiar a la “Constructora HouseJK SA de CV”, pues además de que la empresa es de reciente creación pues apenas fue constituida en octubre de 2018 según el acta ante el Registro Público del Comercio, y peor aún resulta que apenas fue inscrita en el padrón de proveedores del estado en agosto de 2019.


Este hecho resulta un acto violatorio del artículo 26 de la Ley de Obras Públicas y Servicios Relacionados con las Mismas del Estados de Quintana Roo, referente a las licitaciones públicas en su cuarto párrafo señala que “en las licitaciones Estatales podrán participar únicamente los contratistas, ya sean personas físicas o morales, con domicilio fiscal, operación y arraigo en el Estado, quienes deberán poseer una experiencia mínima de dos años en el ejercicio de la actividad a desarrollar en el Estado de Quintana Roo la que podrá ser avalada por clientes de dos años anteriores y tener establecida en éste con la misma antigüedad, la administración principal de su actividad al momento de realizarse la convocatoria”.


La acción nunca se cumplió, pues la empresa es de reciente creación y apenas cuenta con un año de haber llegado a Quintana Roo.


Otro artículo de la misma ley que fue vulnerado fue el 27 en el que se señala que “las convocatorias, que podrán referirse a uno o más servicios y obras, se publicarán simultáneamente en dos de los diarios de mayor circulación en el Estado”, situación que tampoco se cumplió pues sólo se publicó un día, el 11 de octubre de 2019 en el periódico Novedades de Quintana Roo.


En la convocatoria se establece que el día del fallo de la licitación se realizaría el 24 de octubre de 2019, por lo que a partir de esta fecha en los siguientes 30 días el gobierno municipal tuvo que haber entregado el anticipo del 30 por ciento a la empresa para que comenzara la obra, es decir que el 25 de noviembre la “Constructora HouseJK SA de CV” tuvo que haber recibido alrededor de 5 millones de pesos.


Hay que recordar que este día fue el día de la inolvidable boda de la alcaldesa de Puerto Morelos, Laura Fernández Piña, con el empresario Carlos Alberto Moyano Menchaca, en la ciudad de Guadalajara, Jalisco.


A partir del fallo la obra tuvo que comenzar y concluir la obra en por lo menos los 90 días siguientes, sin embargo, eso nunca paso, ni tampoco se conoce de una solicitud de prórroga. Sin embargo, fue hasta el 29 de enero de 2020 cuando apenas se pretendía comenzar innecesaria y costosa obra de “Construcción y Equipamiento de Plaza Cívica y Andador Peatonal en Puerto Morelos, Quintana Roo".


Cabe señalar que los $19’000,000.00 (Diez y nueve millones de pesos 0/100 MN) que costaría la obra se pagaran con recursos propios del ayuntamiento según Programa de Inversión Anual (PIA) del gobierno municipal de Puerto Morelos.


Lo cierto es que las bases de la convocatoria mismas que deben de estar contenidas en el contrato de la obra por lo que se deben de respetar las fechas, condiciones y responsabilidades tanto de la empresa como del gobierno municipal. Esto permite establecer que la empresa ya ha recibido por lo menos tres pagos denominados anticipo, y dos estimaciones, y estaría a punto de cobrar el finiquito sin haber siquiera comenzado la obra.


Según expertos, una de las dos partes miente: la empresa poblana “Constructora HouseJK SA de CV” o la presidente municipal Laura Fernández Piña. La ley determinará quienes son los responsables del daño patrimonial contra los bienes que pertenecen al pueblo de Puerto Morelos.


Este daño lo único que refleja es que la maniobra perversa de la alcaldesa fue para beneficiar a la empresa poblana Constructora HouseJK SA de CV, cuya sociedad está compuesta por José Francisco Solís Olazagasti y José Mario Alberto Morales, este último es el administrador único de la compañía.


Sin embargo, estos personajes son unos totales desconocidos tanto en Puebla como en Quintana Roo, pues en realidad representan a poderosos políticos y empresarios encabezados por Eligio Sierra Peña, quien es el incondicional José Luis Márquez, subsecretario de Gobernación de Puebla, cuyo gobierno encabeza el peor gobernador del país, el morenista Miguel Barbosa.


Cómo se recordará, a principios de febrero la alcaldesa intentó sorprender a los habitantes del municipio al poner en marcha durante la madrugada la obra de remodelación del parque del Casco Antiguo, trabajos que fueron frenados por los mismos vecinos, nacionales y extranjeros, quienes desde entonces mantienen en plantón cultural en pleno corazón de la demarcación.


Fuente: SOL QUINTANA ROO.



Suscripcion a nuestras Edicion

© 2017 ASPECTOS WEB DESIGN