CORRUPCIÓN DEL MÁS ALTO NIVEL EN LA ADMINISTRACIÓN DE LA FUNDACIÓN DE PARQUES Y MUSEOS DE COZUMEL.


En lo que va de ser un regidor en la administración del expresidente Fredy Marrufo, hoy como director de la fundación está tan endiosado con las riquezas que le deja dicha institución, que de tener un carrito Ford color ocre de Fussion, hoy su esposa usa flamante Mini Cooper con un valor en el mercado que ronda la no menos despreciable cantidad de medio millón de pesos, este personaje que le gustan las buenas cosas sin escatimar su valor, nos preguntamos ¿de dónde saca tanto dinero? ¿Será qué el Gobierno lo sabe y lo protege?

Bueno pues pasemos a los que nos ocupa el día de hoy sobre el enriquecimiento ilícito y corrupción en el que posiblemente esté inmiscuido Emilio Villanueva Sosa y Rafael Guarneros Puchdes, dos personajes que de tener pocos recursos económicos, hoy le restriegan en la cara al pueblo de Cozumel las riquezas que ostentan.

Emilio Villanueva Sosa director de la fundación de parque y museos de Cozumel, hasta antes de tener un cargo estatal, como pago de haber sido el coyote mayor en la campaña del Gobernador Carlos Joaquin, no tenía casa propia rentaba y su esposa tampoco tenía el mini cooper que hoy disfruta en las calles de Cozumel.

Pero lo más impresionante de este funcionario público Emilio, es la mansión que construyó en tampoco tiempo de ser director de dicha fundación, una propiedad que posiblemente ronde los más de dos mil metros cuadros de terreno más una construcción de entre los 600 metros cuadrados o más, esta mansión cuenta con acabados minimalista de muy buena calidad con un costo de más de 6 millones de pesos, con alberca de muy buenas dimensiones y lujosos acabados, portones eléctricos, alarma, cercar electrificada y cámaras de videovigilancia, por cierto habría que ver qué empresa se las puso, o si fue a cambio de los trabajos, realizados en la propia fundación donde han puesto un sin fin de cámaras al igual que en los parques, como Chankanaab con las que cuentan con varias cámaras de seguridad, así como instalación de equipos de internet inalámbrico, sistemas de control de los boletos de acceso al parque y mucho más cosas de tecnología que ha adquirido; empresa que al igual que Emilio Villanueva Sosa estén cometiendo daño patrimonial al estado, corrupción, cohecho, ejercicio abusivo de sus funciones, peculado, enriquecimiento ilícito y de más delitos cometidos por servidores públicos y sin considerar e investigar el posible tráfico de influencias entre el propio Emilio Villanueva Sosa y el Presidente Pedro Joaquín Delboui, por sus posibles nexos con la empresa que puso las cámaras de seguridad pública en los distintos puntos de Cozumel.


Seria de mucha importancia saber si la empresa de seguridad que le instalo todo lo referente a la seguridad de su mansión, le facturó al propio Emilio Villanueva o a la Fundación; de no haberle facturado al Emilio de manera directa se estaría en el ocultamiento de activos, que no haya hecho en su declaración patrimonial.

También es de mucha importancia saber si no se desvió recursos de la obra civil que se llevó acabo en el museo de la isla de Cozumel y si la empresa que realizó la obra, participó en la construcción de la mansión de Emilio Villanueva Sosa o entregó sobornos para poderle adjudicar la obra.

La mansión con la que cuenta este funcionario público hay que ver si la mencionó en su declaración patrimonial, así como los autos de lujo que tiene y todos los lujos que adornan el interior de su mansión.

Si este funcionario gana un aproximado de 60 mil pesos mensuales que es el sueldo más alto en dicha fundación, en cuatro años que es el tiempo que Carlos Joaquín lleva en el poder, (ojo antes estuvo como director de API) estaría obteniendo la cantidad de 2 millones ochocientos ochenta mil pesos, esto quiere decir que dicha propiedad, los autos, los lujos que adornan su propiedad, la alberca y sus acabados, así como todo los equipos de seguridad y acceso, no le alcanza para cubrir dicha ostentación de riqueza con la que hoy cuenta este personaje que a todas luces es un corrupto solapado por el propio gobierno.

Aun destinando todo su sueldo sin dales de comer a su familia y sin que le quede nada en sus bolsillos no le alcanza para justificar su riqueza que tiene asombrado a los cozumeleños.

Los posibles delitos que está cometiendo dicho funcionario en complicidad de Rafael Guarneros Puchades, están tipificados en el Código Penal Federal, Código Penal del Estado de Quintana Roo, el La Ley General de Responsabilidades Administrativas, Ley General del Sistema Nacional Anticorrupción, Ley Contra la Delincuencia Organizada, Ley Federal para la Prevención e Identificación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita y la Ley Nacional de Extinción de Dominio.

En la ley General de Responsabilidades administrativas, sanciona las faltas graves que comentan los servidores públicos; como el cohecho, peculado, desvío de recueros públicos, utilización de su cargo para hacerse de activos por sí mismo o por interpósita persona, abuso de sus funciones enriquecimiento oculto, conflicto de intereses, pero además se le puede aplicar la ley de extinción de dominio toda vez que la Ley Contra la Delincuencia Organizada es muy clara y en su artículo 2° advierte que cuando 3 o más personas se organicen de hecho para realizar de forma permanente o reiterada por sí o unidas a otra teniendo como fin actos ilícitos deben ser juzgados por delincuentes organizados ya que se organizan para delinquir contra el patrimonio de Estado en detrimento del mismo.

El artículo 22 Constitucional establece la extinción de dominio cuando el sujeto sea investigado por hechos de corrupción y no pueda demostrar o acreditar la procedencia lícita de su patrimonio.

Que no me den trabajo, que me pongan donde $$$$ hay de lo demás yo me encargo. ¿Trabajará solo o pasa alguna cuota a alguien más?

Fuente: redacción.



401 vistas

Suscripcion a nuestras Edicion

© 2017 ASPECTOS WEB DESIGN