LA DENSIDAD DE LO HISTÓRICO. Por el Cobanaro.

La contundencia de los hechos, el peso de nuestras vidas, la forma en que tenemos conciencia de nosotros mismos, de nuestros actos, de nuestras actitudes, también tienen la cualidad de ser sucesos históricos. Nuestra actividad, nuestras creencias o la manera que enfrentamos y resolvemos nuestras necesidades son de tal importancia que tienen cualidad y presencia histórica. Mucho de estos elementos están hechos de información, de la que buscamos, de la que disponemos y de cómo aparece en el campo social sea libros, periódicos, de manera verbal o en medios electrónicos.


Por eso, es importante saber cómo es que digerimos la información y los procesos interiores que activamos con ella. Por ello, la información y sus tratamientos son vitales. Entender que con la información conformamos nuestro saber y nuestra verdad es entender, también que hay muchos intereses en manipular, dosificar y administrar la información para que nuestra verdad, nuestra identidad, nuestro ser histórico pueda orientarse o dirigirse.


Durante demasiado tiempo la información fue controlada por los poderes del Estado; se calificaba, se le daba o no permiso, se aceptaban o no los formatos noticiosos, educativos, escolares (que no es lo mismo aunque parezca), se presionaba con persuasiones que iban desde la violencia o desde el dinero, se retenía o no el papel de los periódicos que antes marcaban la agenda política o la obedecían penosamente. Todo para que la historia del país quedara a modo. Se sugería lo importante y se ocultaba lo que para ellos no era necesario dar a conocer. Existía la pretensión de que la historia podía ser escrita solo por el poder político, el económico y no por la historia de los pueblos, la cultura de los olvidados. Y los pueblos, las mentalidades no dominadas resistían y creaban su forma de difundir sus noticias, sus saberes, sus vidas reales. Y esa resistencia costaba tan caro como la vida misma. Y digo demasiado tiempo porque eso creo vicios y costumbres, lo peor para una mentalidad avispada.


En eso estábamos cuando llegó al poder presidencial una tendencia a revelar y radiografiar el poder, a desnudar sus engranajes y miserias, sus cobardías y sus abusos. Y ello generó una confrontación. Los grupos de poder se resintieron por haber sido expulsados del reparto de dinero y poder desde la Presidencia de la República. La llegada de López Obrador cambió su dependencia y su dominio: se cayeron máscaras. Decenas de empresas periodísticas y sus empleados fueron sacadas a la luz: Usted les estaba pagando miles de millones a esas empresas para que la historia de México antes de Obrador, se escribiera a su regalada gana.

Por eso ahora se entiende la guerra de la información. Las empresas, en su duelo de destete, destilaron venganza. Ahora el derecho de la información está hecho a un lado por esas empresas: la estrategia es exagerar, desviar la atención, desinformar, crear una batería semanal de noticias falsas para tratar de saturar a quienes están interesados en los sucesos del país. Y sobre todo de inhibir la comunicación social que el gobierno requiere para que la sociedad, toda, se entere de lo que puede tener derecho a través de sus programas sociales.


Estamos en un momento muy complicado: Triple crisis: la económica generada por la expansión mundial del virus que ha colapsado todas las economías del mundo y aplastado el precio del petróleo; la política; lo que implica la transición política de un régimen a otro y las batallas contra los adversarios a esta transición que usted estaba viviendo antes de la crisis sanitaria y tercero la crisis de salud, que detonará otras crisis; la del empleo, la de la alimentación, la educativa con la ruptura del calendario escolar.


Consideremos la densidad de lo histórico. El momento que vivimos, su gobernabilidad, su orden, su estabilidad depende de las acciones de todos, y las acciones de todos dependen de la información que nos determina a tomar decisiones, como la de quedarse en casa.


Por ello el gobierno federal ha determinado a dotar de información desde los canales oficiales en respuesta al enorme riesgo por la manera en que las empresas de comunicación en duelo están dotando de información, tratando de generar pánico, desorden social, justo en el momento en el que debemos elegir por frenar la expansión del virus, quedándonos en casa. Estamos por entrar a una semana definitiva en la que podría declinar la potencia de la expansión del patógeno o proseguir su ascenso. La historia de la humanidad nos ha puesto a elegir, a desarrollar una serenidad inédita y una voluntad social para hacer frente a esta constelación de crisis que ha generado una crisis sanitaria mundial.


Por eso el gobierno federal se adelantó a crear una opción noticiosa e informativa diaria. En estos momentos hay cinco conferencias del gobierno federal diarias. Le puede parecer excesivo pero no lo es.


Elija dotarse de cierta información, ya sea en la mañanera de las siete; en la de las seis de la tarde que será encabezada por el equipo de la Secretaría de Economía y el Instituto Mexicano del Seguro Social, es decir sus titulares Graciela Márquez y Zoé Robledo. Mientras dure la el proceso de entrega de los 3 millones de créditos para apoyar a micro, pequeñas y medianas empresas ante la crisis económica derivada de la contingencia de salud del Covid-19, todos los días se da una conferencia informativa encabezada por Economía y el IMSS.


Tres, la ya conocida conferencia del Doctor López-Gatell sobre el proceso de desarrollo e impactos del virus Covid 19. Y Cuarto, la conferencia de la Secretaria del Trabajo en la que informa temas laborales, por ejemplo la exhibición de empresas no esenciales que se niegan a parar labores pese a las medidas sanitarias por el Covid-19. Mencionó que Andrea, Carnival, tiendas Coppel y Bolim SLT no cumplen las medidas de mitigación para afrontar la pandemia del coronavirus. Aclaró que en todo el país el 87% de las empresas sí acatan las normas por la emergencia sanitaria y subrayó que después de las inspecciones se inició un proceso administrativo contra las firmas que no cumplen. Informó que durante la presente administración se han detectado mil 392 empresas que operaban con presuntos esquemas de subcontratación abusiva, protegiendo así a miles de trabajadores, señaló la funcionaria federal. Y de paso informó que un millón 274 mil 298 jóvenes recibieron capacitación laboral, una beca mensual y seguro médico, gracias al programa Jóvenes Construyendo el Futuro, presente en el 98% de los municipios del país. Puntualizó que la beca mensual pasó este año de 3 mil 600 pesos a 3 mil 748 pesos y resaltó que se establecieron 5 políticas laborales a favor de la equidad de género: la incorporación de las trabajadoras del hogar a la seguridad social; la reducción de la brecha salarial entre hombres y mujeres; el establecimiento de protocolos para prevenir, atender y erradicar el acoso y la violencia laboral; un incremento de participación de las mujeres en el sector laboral y la participación de las mujeres en las dirigencias sindicales.


Mucho de esto no se informa como un proceso de comunicación constante porque la costumbre de los medios es generar nota y esta información no la reconocen como “nota”. Por ello, este esfuerzo informativo está marcando una tendencia histórica que pretende que cada uno de nosotros se informe de tal manera y de tal calidad como nunca en la historia del país. Seguro que la presencia individual de millones de mexicanos fortalecerá su conciencia histórica.


"Un pueblo, que le habla al pueblo, es el mejor eslabón" Octavio Almada

@octavioalmada1

@ElCobanaro


Suscripcion a nuestras Edicion

© 2017 ASPECTOS WEB DESIGN