LA NUEVA FORMA DE HACER POLITICA EN PUERTO MORELOS.

Al puro estilo de Félix González y de Roberto Borge, LAURA FERNANDEZ PIÑA, organiza toda una novela policiaca con algunos matices de Acción, Misterio, Drama y Romance. Para por cualquier medio posicionar a su delfina chafa sin experiencia en la política BLANCA MERARI.


Ahora todos los políticos son atacados y violentados por supuestos grupos armados, para tratar de atemorizarlos y dejen sus campañas políticas, en el caso de Pto Morelos la misma LAURA FERNANDEZ, es quien con sus esbirros organiza estos ataques y amenazas a su candidata ya que el partido verde dirigido por su dirigente asesino EMILIO GONZALEZ, es su mejor maestro, Laura Fernández sabe de antemano que Blanca Merari no ganara la contienda para presidente municipal y recurre a acciones bajas para tratar de darle puntos a su candidata y que la gente vote por ella por lastima, lo cual no servirá de nada.


Y en este mismo orden de ideas la misma Laura Fernández, asesta tremendo golpe a la familia de YAZMIN VIVAZ, candidata también a la Presidencia Municipal de Pto Morelos, al tratar de vincular a su hermana Karla Vivaz como la principal autora intelectual del homicidio de IGNACIO SANCHEZ CORDERO, candidato incomodo de LAURA FERNENDEZ. Aquí si aplica la frase de “o estás conmigo o en mi contra” Y esto solo se consigue inyectando fuertes cantidades de dinero.


Según algunos medios Karla Odeth Vivas Medina, hermana de Yazmin, la candidata del Partido Encuentro Social a la presidencia municipal de Puerto Morelos, sería la autora intelectual del asesinato de Ignacio Sánchez Cordero, quien se perfilaba como el más fuerte candidato a ganar la presidencia municipal de Puerto Morelos.


Según los lacayos de Laura Fernández, Yazmin Vivas y Tirso Esquivel, candidato de Fuerza por México a la presidencia municipal de Puerto Morelos, han sostenido varias reuniones, en las que han estado afinando que alguno de ellos decline en favor del otro.


En próximas notas publicaremos información inédita sobre el homicidio de IGNACIO Sánchez cordero.


Fuente: Gamma Press.