LAURA FERNÁNDEZ, ENEMIGA DE LAS MUJERES DE PTO MORELOS.

Promotora de la ley contra la violencia política contra las mujeres, lanza campaña de persecución y desprestigio para afectar a la regidora Yazmín Vivas.


La alcaldesa está pisoteando no solo los derechos políticos de las mujeres, sino la voluntad popular.


La vida social y política de la presidenta municipal de Puerto Morelos se encuentra sumergida en la más absurda incongruencia, producto de su codicia y soberbia debilidad por salirse con la suya sin importarle, en lo más mínimo, la voluntad de la mayoría que le dio la oportunidad de gobernar un territorio al cual no pertenece, y por lo tanto, ni le interesa.


Los más detestable es que piensa una cosa, dice otra y hace otra muy distinta a su pensar y decir, sobre todo en materia de derechos políticos de la mujer.


Tal es el caso de la campaña de persecución y desprestigio desatada en contra de la regidora Yazmín Vivas, ordenada por la reelecta presidenta sólo porque la concejal atendió el llamado de sus correligionarios y seguidores que no quieren la destrucción de uno de los íconos de Puerto Morelos: El parque del Casco Antiguo.


Hay que recordar que una de las banderas políticas de campaña de Laura Lynn Fernández Piña fue la promoción de la iniciativa de defensa de los derechos “políticos de las mujeres”.

Ella fue la promotora ante la XV Legislatura del Congreso del Estado de la iniciativa para que se tipifique como delito la violencia política contra las mujeres en el Quintana Roo.

En su discurso, la alcaldesa aseguraba que la reforma de ley ya aprobada garantiza el acceso de las mujeres a una vida libre de violencia en Quintana Roo.


Sus palabras fueron: “Tengo la responsabilidad moral de promover acciones que permitan a más mujeres participar en la política, que se fomente su participación y no la inhiban”, emitidas en el marco de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer.


Con esta iniciativa, la alcaldesa que comenzó a endeudar al municipio, pensó que los derechos políticos de las mujeres se tenían que constreñir a su voluntad, es decir, doblegarse a sus caprichos.


Sin embargo, eso no pasó. Lo que hizo fue darle más armas a la regidora Yazmín Vivas que actúa con apego a sus libertades y derechos políticos, y más aún respondiendo a su obligación democrática de atender la voluntad de sus representados....


Fuente: Sol Qroo.


14 vistas0 comentarios