POSIBLE AMENAZA POR PLAGA DE LANGOSTAS EN TERRITORIO MEXICANO.

Una nube de langostas arribó a Belice y podría dirigirse en los próximos días hacia el Sur del territorio mexicano.

La langosta del desierto es la plaga migratoria más destructiva del mundo. Una nube de un kilómetro cuadrado de esta plaga puede consumir la misma cantidad de alimentos que 35 personas, detalló la FAO. La langosta del desierto es un insecto insaciable, sus especies devastan año tras año cientos de miles de plantaciones agrícolas y de forraje.

La propagación de estos insectos supone un riesgo de hambruna y pobreza para regiones de México y Centroamérica, de por sí, golpeadas económicamente por el coronavirus.

Tanto que, en México, el Comité de Sanidad Vegetal de Quintana Roo (CESAVEQROO) alertó a la ciudadanía de la región sobre la posible invasión de miles de langostas voladoras, que afectarían a los cultivos del país. Detalló que la plaga podría devorar hasta 400 especies de plantas, y destruir cultivos de maíz, soya, frijol, ajonjolí, sorgo, cacahuate, algodón, caña de azúcar, jitomate, plátano, chile, arroz, agave, coco, limón, mandarina, naranja, toronja, lima y palma de aceite.

Se estima que podría afectar principalmente a los cultivos del sureste de México, además podría extenderse por más regiones del país sino se realiza una exterminación por medio de control químico o biológico.

No obstante, hoy en día, la plaga está siendo monitoreada por parte del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA) la cual ha llevado a cabo una campaña fitosanitaria permanente para controlar la presencia y expansión de la langosta centroamericana (Schistocerca piceifrons Walkers) en México. De acuerdo a la información del organismo, el monitoreo y control se lleva a cabo en Campeche, Chiapas, Hidalgo, Oaxaca, Quintana Roo, San Luis Potosí, Tabasco, Tamaulipas, Veracruz y Yucatán. Y consta de tres importantes acciones estratégicas:

Exploración. Que sirve para detectar poblaciones de langostas y radica en efectuar recorridos a pie en las principales zonas de propagación con apoyo de tecnología que incluye el uso de vehículos aéreos no tripulados (VANT) o drones y una aplicación móvil específica.

Muestreo. Cuando se detecta una población, se procede al muestreo a fin de determinar la densidad poblacional promedio (número de langostas/m2) y definir posteriormente el método de control más adecuado.

Control. Para exterminar la plaga, se llevan a cabo dos técnicas de control: químico o biológico. El primero se realiza mediante la aplicación de productos agroquímicos recomendados, como el paratión metílico, el Fipronil, el Malation, Cipermetrina, Z-Cipermetrina, Deltametrina y Diflubenzurón. Por su parte, el biológico consiste en el uso de hongo entomopatógeno diluido en aceite.

Además de la estrategia técnica-operativa contra la plaga que lleva a cabo SENASICA, la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER) este año destinó 25 millones de pesos a la campaña contra este insecto, con el fin de proteger 58 millones de toneladas anuales de alimentos agrícolas, por un valor estimado de 70 mil millones de pesos.

La plaga de langosta puede afectar no sólo a la planta, sino también al fruto que esta produce, por lo que, si existe producción de alimentos en el sur del país se deben agilizar cadenas de suministro para poder comercializar los productos agrícolas que pudieran ser afectados por este insecto, si tu producto está en condiciones de venta, lo puedes ofertar desde la plataforma digital Smattcom permitiéndote visualizar las oportunidades comerciales sin tener pérdidas en tu negocio.


Suscripcion a nuestras Edicion

© 2017 ASPECTOS WEB DESIGN