VICTOR MAS EL TAMAÑO DEL MIEDO EN TULUM.

La orquesta de propaganda del alcalde de Tulum, Víctor Mas Tah, desató una especulación sin sustento con un procedimiento anodino del Comité Nacional de Honor y Justicia de Morena, que admitió - por orden de un Tribunal- una impugnación contra la candidatura de Marciano Dzul en esa demarcación.


La máquina de eco de los deseos del gris presidente municipal empezó a vender la idea de que la candidatura de su rival, quien además se la tiene "cantada", está en riesgo, cuando en los hechos es en Tulum donde las inconformidades internas se plancharon casi de inmediato. El respaldo para Marciano es sólido, tanto en el municipio, como en el estado y en la cúpula del partido.


La razón es simple: Dzul Caamal garantiza el triunfo, y eso lo sabe perfectamente Mas Tah y su séquito de depredadores del erario, por lo que están desesperados para mantener el control del negocio, vendiendo humo para enrarecer el ambiente.


La mala noticia para ellos -que si han tratado de incidir en Morena para que les pongan un rival más cómodo- es que el partido del presidente tiene entre sus prioridades de triunfo el municipio de Tulum, justamente por su importancia económica y política, por lo que no se ve posibilidad alguna de que muevan a su carta de triunfo.


La gran ironía es que, quien sí podría ser bajado de la candidatura y no por un procedimiento sancionador o una impugnación, sino por su incompetencia, es Víctor Mas, desinflado en su poderío electoral por los escándalos que brotan de su administración todos los días, TODOS LOS DÍAS.


Por eso, su coalición valora si antes del arranque de las campañas le entran al toro con un relevo, aunque la verdad sea dicha, con el desgaste que arrastra la actual administración municipal, que ha permitido que los delincuentes -los del narco y los de cuello blanco- asienten su reino en Tulum, se ve difícil que con Víctor o sin él puedan retener el gobierno.


Fuente: Nimrod González.



31 vistas0 comentarios