¿A QUÉ LE TIRA, A QUÉ LE JUEGA, A QUIÉN LE APUESTA “RAYMUNDO KING”?

Dirigente estatal del PRI en Quintana Roo en cuyas manos reventó la bomba de la debacle política tras la derrota electoral del 2016 frente a Carlos Joaquín, a Raymundo King no le ha ido muy bien desde entonces. Pero hay que reconocer que es hombre de mucha fe.

Primero se destapó solito, en declaraciones de banqueta, levantando la mano para una diputación federal o alguna de las alcaldías que estarán en juego en el 2021. Pero su propio partido, que aún no se repone del desastre heredado, lo atajó de inmediato y dijo que de todos los aspirantes anotados, él es el que menos posibilidades tiene -por no decir ninguna- de obtener una candidatura en el proceso que viene.

Luego, se le vio muy elogioso con el gobernador que sacó al PRI del poder y le clavó la estocada a su dirigencia, pues por medio de sus redes sociales hizo público su reconocimiento al trabajo de Carlos Joaquín (PAN-PRD) en la contingencia sanitaria por el Coronavirus, pues según él sabe lo que es la lealtad y entiende que la política es “el medio para hacer cosas”.

Posteriormente, generó una sonada polémica al tomarse y publicar a la malagueña una foto con el líder estatal de Movimiento Ciudadano, José Luis “Chanito” Toledo, a quien intentó madrugar luego de un encuentro amistoso que ambos tuvieron, deslizando que dicha reunión había sido para “construir acuerdos”. La paliza que recibió en redes sociales fue más severa que la que le dieron hoy al asaltante de la Combi en el Edomex y “Chanito” tuvo que salir a aclarar que con Raymundo King, ni ha la esquina.

Pero como dijimos, “Ray” es un hombre perseverante y que no pierde la fe tan fácilmente. Trae entre ceja y ceja ser candidato a algo, a lo que sea en el 2021, por lo que por intentos parece que no va a parar.

Y como por Morena no había todavía lanzado el anzuelo, hoy decidió reunirse con la senadora Marybel Villegas para poner sus canicas sobre la mesa y ver cómo para qué le pueden alcanzar.

Ambos fueron captados, acompañados del notario Jorge Parra, esposo de Marybel, en un elegante restaurante, departiendo alegremente mientras cruzaban las copas con vino tinto.

El tema está levantando revuelo y es previsible que para mañana Morena ya se haya deslindando del priísta en desgracia, que anda desesperado tocando puertas a ver si, en una de esas, se las abren.

Con todo y el apoyo que le pueda brindar la senadora Villegas a sus aspiraciones, se ve difícil que King cuaje en Morena, sobre todo ahora que la militancia “auténtica” se está reuniendo para cerrar filas y bloquear el paso a los externos -como Marybel- en el 2021.

Así que, en una de esas también, hasta los dos se van de la mano. El “ayúdame que yo te ayudaré”, no es garantía para ninguno en este caso.


Suscripcion a nuestras Edicion

© 2017 ASPECTOS WEB DESIGN