FLORIAN TUDOR EVITA SER EXTRADITADO.


Cada vez que los tribunales federales le niegan un amparo, el líder de la “Banda de la Riviera Maya”, Florian Tudor Enachescu, tiene la capacidad económica para interponer otros dos, lo que ha impedido a las autoridades mexicanas proceder con su extradición a Rumania.

· Tudor ha demostrado capacidad económica para contar con un equipo de abogados especializado que hasta el momento han promovido 18 juicios.


Cada vez que los tribunales federales le niegan un amparo, el líder de la “Banda de la Riviera Maya”, Florian Tudor Enachescu, tiene la capacidad económica para interponer otros dos, lo que ha impedido a las autoridades mexicanas proceder con su extradición a Rumania.


En su país de origen, la dirección de Investigación de Delitos de Crimen Organizado y Terrorismo reclama al “Tiburón” Tudor por su responsabilidad de constituir un grupo delictivo organizado, así como por cometer delitos de homicidio calificado y tentativa de homicidio calificado (expediente 96/D/P/2020).


Preso en el penal de alta seguridad del altiplano, Estado de México, por encabezar una banda dedicada a clonar tarjetas bancarias en la Riviera Maya, Tudor ha demostrado capacidad económica para contar con un equipo de abogados especializado que hasta el momento han promovido 18 juicios en los juzgados de Distrito con sede en Quintana Roo.


De los juicios de garantías promovidos por su defensa, Tudor ha sido derrotado en siete sentencias definitivas y dos provisionales ante sus pretensiones de evitar, sin éxito, tanto su aprehensión como su extradición o deportación.


Su presencia en territorio mexicano se debe a que mantiene activa una lucha jurídica de la que únicamente se sostiene con dos suspensiones de plano y tres provisionales que le fueron favorables en juicios todavía activos, pero por cuyas medidas cautelares ha desembolsado el costo de varias garantías por la cantidad de 134 mil 500 pesos.


En la batalla legal que mantiene contra la Fiscalía General de la República (FGR) y la Secretaría de Relaciones Exteriores (SER), el “Tiburón” ha recibido de jueces federales siete sobreseimientos, un fallo de desechamiento y una incompetencia que derivó en un cambio de juzgado frente a sus pretensiones de obtener la protección definitiva de la justicia federal.


De los amparos interpuestos por Florian Tudor seis recayeron en el Juzgado Cuarto de Distrito, otros cuatro en el Juzgado Quinto, igual cantidad en el Juzgado Séptimo, dos en el Juzgado Tercero, uno en el Juzgado Segundo y el resto en el Juzgado Octavo.


En este último, por ejemplo, reclamó actos contra su aprehensión y deportación del director general de Asistencia Jurídica Internacional de la FGR. A pesar de que le fue concedida la suspensión de plano (6 abril) y que luego validó también la provisional en el juicio 351/2021; al final se le negó la definitiva y posteriormente se sobreseyó el juicio, el pasado lunes.


Ante el Juzgado Séptimo de Distrito (bajo el expediente 129/2021), el rumano reclamó también una orden de aprehensión, de desaparición forzada, deportación y extradición, atribuidas al Juez de Distrito Especializado en el Sistema Penal Acusatorio como parte del Administrador del Centro de Justicia Penal Federal en el Reclusorio Preventivo Norte de la Ciudad de México.


A pesar de que obtuvo una suspensión provisional previo pago de una garantía de 20 mil pesos lo perdió también al dictarse una sentencia que sobreseyó el juicio.


Ante ese mismo juzgado, pero bajo el expediente 345/2021, reclamó igualmente una orden de detención y extradición en su contra (29 de marzo), de la cual obtuvo una suspensión provisional previo pago de otros 20 mil pesos. Al final la sentencia le fue también adversa el pasado 17 de mayo.


Igual ocurrió ante el Juzgado Quinto donde se radicó el juicio 298/2021 que interpuso el 26 de marzo pasado y del que obtuvo una suspensión de plano que lo protegió provisionalmente contra órdenes de aprehensión o citación y/o comparecencia emitidas en su contra, además de su ejecución, pero que la sentencia también sobreseyó el pasado 26 de marzo.


En la lista de amparos se han sumado otros, pero en algunos ha logrado obtener (por el momento) la pretendida protección, como en el Juzgado Quinto (455/2021) que interpuso contra órdenes de extradición, deportación y desaparición forzada, así como para impedir que la FGR colabore en asistencia jurídica internacional que solicitó el Ministerio Público de la República de Rumania. En este caso mantiene una suspensión de plano que le fue concedida desde el 6 de mayo.


En otros casos, como el registrado con el número 819/2020 del Juzgado Cuarto, ha recurrido a promover recursos de queja para frenar la integración de las carpetas de investigación FED/QR/CUN/0000261/2019; FED/QR/CUN/0000151/2019; FED/QR/CUN/00426/2019; FED/QR/CUN/0000554/2019, así como las carpetas de los juicios administrativas 94/2019 y 127/2019, la técnica de investigación 57/2019, el oficio de veinticinco de abril de dos mil diecinueve; y el exhorto EXH/FGR/QROO/079/2019, todos en su contra. En ese caso se le otorgó la suspensión provisional contra actos privativos de su libertad y su detención, pero por incompetencia del juzgado se canalizó al Tercero de Distrito.


Fuente: Marco Antonio B.