EL GOBERNADOR DEL CAMBIO?. NO, FUE EL GOBERNADOR DEL CA$H.

La gobernadora de Quintana Roo, María Elena Hermelinda Lezama da a conocer una deuda millonaria que dejó el gobernador del cambio, Carlos Joaquín González, en qué se gastó el dinero de los impuestos de los contribuyentes?.


Cuando fue candidato a la gubernatura de Quintana Roo, Carlos Joaquín bajó las estrellas a los quintanarroenses porque dijo ser el futuro gobernador del cambio, obvio el pueblo cayó rendido a sus pies, al mero estilo López Obrador.


El PAN tenía al mejor candidato porque era del cambio, era esa esperanza para mejorar el panorama económico del estado, incluso de los trabajadores del gobierno, aunque al perder su contrincante Mauricio Góngora muchos de sus simpatizantes lloraron por esa pérdida.


Realmente, la gente confió en el candidato del cambio porque querían un cambio real, después que Roberto Borge despedazó al estado, la gente esperaba ese milagro, además porque en el municipio de Solidaridad fue un excelente presidente, habían antecedentes para darle el voto de confianza.


Hay gente que hasta aportó dinero para su campaña con el fin de llegar al triunfo, pero las cosas no fueron como iniciaron, bien dicen que el novio es capaz de todo con tal de comerse la torta y a la mera hora, no más no responden a sus promesas.


Incluso, al entonces candidato lo metieron al lodo por reporteros, ensuciaron su nombre, lo trataron de lo peor al candidato del cambio, pero que creen, esos golpeadores fueron los más beneficiados con el gobierno del cambio, por ahí circulaban en redes sociales que muchos cobraban de 100 hasta 300 mil pesos mensuales, pero no todos, porque muchos solo se quemaron amando al candidato del cambio, a cambio de nada, ni las gracias.


El gobernador del cambio si llegó pero no para el pueblo, sino para su equipo de colaboradores que salieron con sus millones.


El gobernador del cambio, una vez en el poder empezó a recortar personal, eliminó viáticos y bonos a trabajadores del gobierno en distintas dependencias, aquellos trabajadores que realizaban tareas extras o por excelencia, antes recibían su bono pero él gobernador del cambio les retiró ese bono, se quedaron el puro salario mísero de 4 mil pesos a la quincena.


En diversas dependencias hubo recorte al presupuesto, al grado que los trabajadores tenían que aportar de su salario para comprar, una grapadora, papeles para copias y hacer impresión, incluso comprar ventiladores porque los aires acondicionados ya no fueron arreglados.


Esos trabajadores del gobierno decían que estaban mejor con Roberto Borge que con el gobernador del cambio!. O sea ¿cómo?. Que poca abuela de un gobernador que llegó para mejorar y no fue así!. Al contrario, fue de lo peor, al final, el pretexto perfecto para desviar recursos fue la pandemia.


Dónde quedó ese dinero?, los trabajadores se quejaron que según sus jefes, el gobierno no tiene dinero para comprar sillas, ah pero qué tal su equipo de colabores, el equipo de asesores de Tepito?.


Carlos Joaquín, no fue el gobernador del cambio, sino del saqueo..


Fuente: Redacción Aspectos.


0 visualizaciones0 comentarios