GANAN MAYAS DE TULUM JUICIO CONTRA DEFRAUDADOR.

Ganaron juicio civil los veinte mayas de Hondzonot, Tulum que interpusieron una demanda en contra de un Ingeniero que le pidió tres mil pesos a cada uno con la falsa promesa de que les gestionaría proyectos productivos.


La sentencia fue dictada el dieciocho de marzo pasado, en la que la juez que llevó el caso en el Poder Judicial de Chetumal declaró nulo el contrato firmado por los indígenas mayas con Servicios Empresariales para el Desarrollo Rural S.C. a través de su director, el ingeniero Carlos Martín Pérez Castillo, y obliga a dicha sociedad a devolver la cantidad de dinero que cada indígena maya le entregó al Ingeniero, más los intereses correspondientes.


El proceso legal inició en enero de 2020, luego de que mayas de la comunidad de Hondzonot, ubicada a unos 80 kilómetros de la ciudad turística de Tulum, pidieron apoyo a los abogados Fabiola Cortés Miranda y Moisés Araujo Olmos, quienes tomaron el caso como un asunto probono.


EL ABUSIVO CONTRATO


Fue el 10 de julio de 2017 cuando el ingeniero Carlos Martín Pérez Castillo, director de Servicios Empresariales para el Desarrollo Rural SC, hizo firmar a los indígenas mayas un contrato para supuestamente incorporarlos a proyectos productivos del Instituto Nacional del Emprendedor (INADEM) de la Secretaría de Economía del gobierno federal. Como pago por su “gestoría”, el referido Ingeniero cobró a cada poblador de Hondzonot tres mil pesos, sin embargo, ninguno recibió apoyo o proyecto productivo alguno.


El contrato firmado por los indígenas mayas además de ser un complejo documento redactado en español, requería que los beneficiarios tomaran un curso en línea para aprender cómo crear una empresa, hacer un plan de negocio y solicitar un crédito bancario, entre otros aspectos; sin embargo, los indígenas mayas difícilmente hablan y entienden español, y ninguno de ellos sabe manejar una computadora, además de que en la comunidad de Hondzonot no hay servicio de internet, por lo que en la práctica era imposible que los indígenas mayas pudieran realizar el curso.


Considerando lo anterior, los abogados de los 20 indígenas mayas promovieron la nulidad absoluta del contrato, con fundamento en los artículos 23, 24, 25 y 26 del Código Civil de Quintana Roo, que entre otras cuestiones establecen que son nulos los negocios jurídicos en los que una de las partes, abusando de la extrema ignorancia de otra, de su notoria inexperiencia o de su aflictivo estado de necesidad, obtiene de ella ventajas o provechos notoriamente injustos; además de que se presumirá el abuso cuando la parte lesionada sea un indígena analfabeto, que no hable español; que es lo que ocurrió en los hechos.


MAYAS RECIBIERON APOYO DE LA SOCIEDAD PARA ACUDIR A AUDIENCIA


El juicio promovido por los indígenas mayas no habría podido llegar a buen fin, sin el apoyo de la sociedad, pues los días 12 y 13 de enero pasado se llevó a cabo la audiencia de desahogo de pruebas, y los 20 pobladores de Hondzonot debieron acudir al juzgado civil, en Chetumal, lo cual fue posible gracias al donativo de ciudadanos, empresarios y políticos, quienes financiaron el pago del transporte, el hospedaje y la alimentación.


Fuente: Fabiola Cortez.


4 vistas0 comentarios

Suscripcion a nuestras Edicion

© 2017 ASPECTOS WEB DESIGN