MARYBEL VILLEGAS, OBLIGADA A DEMOSTRAR LO QUE NUNCA HA SABIDO HACER, UNIDAD Y EQUIPO.

Más bien conocida por su incapacidad de honrar la palabra, de llegar a acuerdos más allá de sus intereses personales, y por su labor dinamitera contra sus compañeras, la senadora debe ayudar a conciliar un Morena enfrentado en Campeche. Y de paso lograr otra candidatura Campeche, como casi todos los estados donde Morena asume que tiene grandes posibilidades electorales, es un hervidero donde menudean, hace tiempo, conflictos entre sus dirigentes y militantes. Últimamente dos mujeres se trenzaron a golpes en un acto donde se presentaría su nuevo presidente estatal, Ramón Magaña, y una diputada local ha interpuesto sendas demandas ante la Fiscalía del estado y la Comisión Estatal de Derechos Humanos.


La diputada local, Selene Campos Balam, interpuso demanda aparte por agresiones en contra de sus compañeros, el legislador José Flores Pacheco, el senador Aníbal Ostoa Ortega y René Ku Ceh, quienes la habrían golpeado, asegura, en el municipio Hopelchén.


A ese contexto fue enviada la senadora Marybel Villegas Canché, quien de acuerdo con el Comité Ejecutivo Nacional (CEN), de Morena, servirá como delegada para el proceso electoral, con el objetivo de conciliar, y mejorar las relaciones entre morenistas campechanos, a fin de arribar a un desenlace positivo de las elecciones de junio entrante.


Hay varias curiosidades, dignas a destacar.


Marybel Villegas es reconocida por su incapacidad conciliatoria.


De entrada, a lo largo de su carrera política nunca se ha quedado a ver qué pasa cuando no es elegida candidata. Renunció consecutivamente a los partidos: Verde, PRD, PAN, PRI, siempre que tuvo enfrente la posibilidad de conseguir una nueva candidatura.


Y ya como senadora de Morena, su labor ha sido de franca dinamitera.


Actualmente enfoca todas sus baterías contra la fallida y fraudulenta presidenta municipal Mara Lezama.


Esta misma semana anunció que va por la candidatura a la presidencia municipal donde, en teoría, la actual presidente tendría la oportunidad de reelegirse.

Quiere otro cargo y, que se sepa, nunca ha presentado algún diagnóstico de la ciudad y sus problemas. No tiene propuestas antes que aspiraciones por una nueva encomienda.


Es decir, apuesta a un fracaso de Mara Lezama, para pasar por encima de ella y sentarse en la silla de avenida Tulum sin número.


Un tanto inentendible, pero Villegas Canché trabaja afanosamente para hacer deslucir el trabajo de su compañera de género y partido.


Incluso, el nombre de su esposo, JORGE PARRA MOGUEL, ha sido involucrado como presunto autor intelectual de los actos violentos que se registraron en Cancún, paralelamente a marchas feministas que clamaron por justicia en casos de feminicidios.


Él ha dicho que no fue y pidió que se investigue.


Por eso resulta aún más extraño que, dada la trayectoria de Marybel Villegas, haya sido considerada como una pieza clave para la reconciliación del morenismo campechano.


A la par de su trabajo como delegada para el proceso electoral en aquella vecina entidad, la senadora tendría un reto monumental.


Veamos lo que está en juego:


Las elecciones estatales de Campeche de 2021 se llevarán a cabo el domingo 6 de junio de 2021, y en ellas se renovarán los titulares de los siguientes cargos de elección popular:

Gobernador de Campeche, electo para un periodo de seis años, sin derecho a reelección.


Adicionalmente, 35 diputados estatales: 21 diputados electos por mayoría relativa y 14 designados mediante representación proporcional para integrar la LXIV Legislatura.

Asimismo, 13 ayuntamientos para un periodo de tres años.


Como se ve y, en conclusión, el verdadero reto que tiene enfrente la senadora, es el de al menos demostrar que tiene la capacidad nunca mostrada de coordinarse para llegar a algún acuerdo, más allá de sus intereses personalísimos. Nunca ha ocurrido.


Fuente: La Web.



Suscripcion a nuestras Edicion

© 2017 ASPECTOS WEB DESIGN