MARCIANO DZUL, EL CACIQUE DE LA ZONA MAYA QUIERE SEGUIR “EXPRIMIENDO” A TULUM.

No creo que aguantemos más saqueos en Tulum, la situación que vivimos en el Municipio no está para dejar que los mismos que nos han mantenido en el atraso y dañado nuestra calidad de vida, nos sigan gobernando.


Lo anterior lo contestó Pedro Noh Cauich al cuestionarlo sobre su aprobación del Gobierno Municipal, de los que dice desde la época de Marciano Dzul Caamal como primer presidente del Constitucional en el 2009-2011, Martín Cobos Villalobos (2011-2013), David Balam Chan (2013-2016) y Romalda Dzul Caamal (2016-2018) solo han administrado como si fuera su hacienda, practicando el cacicazgo hasta en los puestos públicos.


Tanto fue su poder en más de una década, que cuando Edith Mendoza Pino, del equipo de Carlos Joaquín González ganó la elección a presidente Municipal en 2011, Marciano Dzul y el gobierno de Roberto Borge le dieron “golpe del estado” al grado de meterla hasta en la cárcel.


Recuerda que Marciano Dzul siempre decía en cada reunión desde que fue dirigente de la Untrac (Unión Nacional de Transportistas Campesinos), que él tenía el responsado del gobernador Félix González Canto y cuando éste salió del cargo, presumía ser amigo personal del gobernador Roberto Borge Angulo, por eso “en Tulum su palabra era ley en ese tiempo”.


El entrevistado no omite decir que a Víctor Mas Tah le tocó “bailar con la más fea”, pues la violencia y corrupción que viven los tulumnenses, es producto de todos estos años de cacicazgo de Marciano Dzul, pues el crimen organizado ha sentado sus reales en esta zona turística y personas incómodas para el político han sido asesinadas sin que hasta ahora se hayan esclarecido tales crímenes.


En 2018 Marciano Dzul Caamal sonaba nuevamente para la candidatura a la presidencia municipal, pero días después de la aparición de una “narcomanta” en una barda del “Fraccionamiento Huracanes”, donde se amenazaba a mujeres cercanas a él y se le acusaba de tener un “cartel de policías” extorsionadores a sus órdenes declinó sus aspiraciones y optó por impulsar a su hermana Romalda Dzul Caamal, quien ganó para el periodo 2016-2018.


Los tulumnenses comentan que ella sólo fue un títere en la silla presidencial, pues realmente quien mandaba era su hermano mayor, aprovechándose de la buena fe. En Tulum era de todos sabidos que las decisiones importantes se tomaban a unas cuadras del palacio, donde Marciano tenía su oficina. Marciano tenía a su esposa trabajando como directora de Ingresos en esa administración, lo que le permitía llevar el control de cada peso que entraba al municipio.


Ahora, en 2018, su partido el Revolucionario Institucional (PRI), nuevamente buscó ser presidente Municipal de Tulum, pero le ganó el aliancista del PAN-PRD, Víctor Mas Tah, a quien no ha dejado de atacar desde la llegada a la administración, pues como si tuviese necesidad económica aceptó el cargo de regidor.


Hoy, nuevamente en el 2021 busca la candidatura a la presidencia municipal de Tulum, pero ahora por el Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) y no se ha cansado de repetir que tiene 100 millones de pesos disponible para quien en ese partido lo apadrine para que obtenga la candidatura, rompiendo todo principio de equidad en la contienda que ya empezó en Morena.


Fuente: Redacción.



43 vistas0 comentarios